Se encuentra usted aquí

Documentos Destacados

 

El  pastor de la Iglesia Menonita, John Erb, oriundo de Minnesota y residente en la Argentina desde el año 1958, se presentó en la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires el 14 de septiembre de 1976 por la tarde para denunciar que su hija Patricia Ana había sido secuestrada de su casa la noche anterior. Patricia, militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), fue, según uno de los secuestradores, delatada por una de sus amigas que estaban en prisión.

Los funcionarios de la Embajada comenzaron entonces a investigar: la comisaría del barrio,  un alto funcionario de la Policía Federal,  una alta fuente del Servicio de Inteligencia del Ejército y  el Director de la cárcel de Devoto dijeron no conocer su paradero.

Pocos días después, en una charla telefónica con el Ministro de Economía Martínez de Hoz, la Embajada comunicó su real preocupación por el tratamiento de los derechos humanos en la Argentina que estaba dañando su imagen en el exterior y que si bien EE.UU. había sido paciente y comprensivo, resultaban necesarias evidencias de las buenas intenciones del Gobierno Argentino. Mencionaron especialmente la desaparición de Patricia y el Ministro se comprometió a realizar averiguaciones y comunicar novedades.

Al otro día, el Embajador presentó una nota formal en la Cancillería Argentina manifestando la preocupación por el caso Erb y solicitó al Gobierno su seguridad y conocer su paradero. La Cancillería contestó con una nota fechada el 20 de septiembre e informó que se estaba averiguando el paradero de Patricia. Paralelamente, el señor Erb grabó una entrevista con la cadena CBS acusando a la policía del secuestro de su hija.

El 21 de septiembre el Embajador Hill sostuvo una conversación  con el Presidente de facto Videla de una hora y media discutiendo especialmente la cuestión de los derechos humanos en general y, en particular, refiriéndose al caso Erb. Videla le dijo que el Gobierno Argentino no estaba pudiendo encontrar ninguna pista  e indicó que en el caso que fuese hallada, si es que eso sucedía, la expulsarían inmediatamente del país sin que mediase proceso judicial.

Tres días después, el Embajador mandó un telegrama a Washington en el que detalló las autoridades con las que habló sobre el secuestro de Patricia Erb: Jorge Rafael Videla, el Canciller Oscar Montes, José Alfredo Martínez de Hoz, los Jefes  de Inteligencia de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea, el Director de Seguridad de la Policía Federal, el Jefe de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, varios miembros de la SIDE y también con jefes de policía de varias provincias y, recomendó, no publicitar acusaciones de complicidad oficial ya que  pondrían poner en grave riesgo la vida de Patricia.

El 29 de septiembre un telegrama emitido desde la Embajada hacia el Departamento de Estado en  Washington y firmado por el Embajador Hill, informó que el día anterior se comunicó un funcionario de la Cancillería Argentina para informar que Patricia Erb se encontraba bien y con vida, detenida en la central policial de Bella Vista y que podía ser visitada por el cónsul antes de su expulsión del país. El relato de lo que Patricia le contó al cónsul esa tarde en el telegrama se encuentra tachado, no se puede leer.

Finalmente en un telegrama del 5 de octubre se aclaró que el Gobierno Argentino tuvo que tomar una decisión muy difícil con respecto a este caso, ya que Patricia había admitido estar involucrada en el PRT pero, que a pesar de ser consideraba culpable, se hizo una excepción a fin de no perturbar las relaciones con EEUU.

Ese mismo día, 18.45 horas, Patricia Erb partió en un avión rumbo a los Estados Unidos.

 

Este resumen de hechos surge de diferentes escritos que pertenecen a un conjunto de 4.700 documentos desclasificados y entregados por el Departamento de Estado de EE.UU. a la Argentina en el 2002 con información relacionada a los abusos a los derechos humanos en Argentina y cuyos límites cronológicos se establecieron entre 1975 y 1984 y fueron recolectados en base a 9 pedidos de diferentes orígenes (Abuelas de Plaza de Mayo, Gobierno Argentino y Uruguayo y pedidos judiciales)

Los mismos se pueden consultar en la sección  documental “Representación Especial para Derechos Humanos (REDHU)” caja 6, volúmenes 3 y 4 de nuestro fondo documental.


Para visualizar el documento en su totalidad (27 páginas) haga click > AQUÍ.